El sexto informe no deja lugar a dudas y relaciona directamente la actividad humana con el avance de la crisis climática del planeta. El panel de expertos advierte que muchos de los cambios que sufrirá el planeta fruto de las emisiones de gases de efecto invernadero serán “irreversibles durante siglos, incluso milenios”.

 

El sexto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), presenta una realidad innegable: la acción del ser humano está directamente relacionada con la emergencia climática que vive el planeta y es uno de sus principales precursores. Sin medias tintas y con los datos en la mano, el grupo de expertos vinculado a las Naciones Unidas que lleva tres décadas estudiando y analizando todas las aristas del cambio climático señala la acción del ser humano como una de las principales razones que han llevado al calentamiento de la Tierra, los océanos y la atmósfera.

Esta radiografía sobre la crisis global que ya está afectando a todos los rincones del planeta ha sido elaborada por 234 científicos de 66 nacionalidades distintas y se ha publicado después de un proceso de revisión en el que se han realizado más de 50.000 matizaciones y comentarios. A lo largo de los 8 años de exhaustivo trabajo de análisis y estudio que separan este último informe del anterior, que data de 2013, el panel de expertos ha incluido más de 15.000 referencias académicas en un informe que deja sentencias inequívocas y tajantes sobre la realidad a la que se enfrenta el planeta.

“Las evidencias son irrefutables”, zanja António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas en relación al gran informe científico sobre el cambio climático. “Las emisiones de gases de efecto invernadero están asfixiando nuestro planeta y poniendo a miles de millones de personas en peligro. El calentamiento global está afectando a todas las regiones de la Tierra y muchos de los cambios son irreversibles. Debemos actuar ya para evitar una catástrofe climática“, añade el máximo mandatario de la ONU.

En 2013, este comité de expertos dejó una ventana abierta a la probabilidad sobre la relación directa del ser humano con la crisis climática, pero desde entonces las evidencias han crecido de manera exponencial a lo largo y ancho del planeta hasta tal punto que se han generado cambios en el clima sin precedentes. Estas son las principales conclusiones del informe.

La humanidad, responsable directa

“Es un hecho inequívoco que la actividad humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Se han producido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, los océanos, la criosfera y la biosfera” sentencia el informe, añadiendo que el incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero desde 1750 están “inequívocamente relacionadas con las actividades humanas”.

Asimismo, la investigación señala que el cambio climático provocado por el ser humano está afectando a todas las regiones del mundo sin excepción, añadiendo que “la atribución a la influencia humana de los cambios observados en fenómenos extremos como las olas de calor, las inundaciones, las sequías o los ciclones tropicales se ha fortalecido desde el último informe”, refiriéndose al estudio publicado en 2013. En solo 8 años, la acción del ser humano se ha vuelto tan evidente que ha pasado de ser un escenario probable a uno “inequívoco”.

Para finalizar, el informe también recalca que muchos de los cambios en relación al sistema climático del planeta se intensifican con el calentamiento global. Estos fenómenos incluyen, por ejemplo, el incremento en la frecuencia y la intensidad del calor extremo, las olas de calor marinas, las precipitaciones fuertes, las sequías en zonas agrícolas, además de la reducción del hielo en el Ártico o el permafrost.

Escenarios futuros

¿Qué veremos en el futuro? En parte dependerá de como actuemos como humanidad en conjunto, pero sí que hay ciertos cambios que experimentaremos de manera irreversible. Como señala el informe, “la temperatura de la superficie global continuará incrementando al menos hasta mitad de siglo teniendo en cuenta todos los escenarios posibles de emisiones”, es decir, incluso si se diese el escenario más favorable, la temperatura seguiría aumentando fruto de las acciones llevadas a cabo hasta ahora.

“El calentamiento global de 1,5ºC e incluso de 2ºC se sobrepasará durante el siglo XXI si no se producen unas reducciones profundas en las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera en las próximas décadas”, prosigue el informe elaborado por el panel de expertos.

Otra de las consecuencias del calentamiento global tiene que ver con el ciclo del agua, pues se intensificará y aumentará su variabilidad, haciendo que aumente la severidad de eventos extremos relacionados con las precipitaciones. Aumentarán los los fenómenos extremos, haciendo que las sequías y las inundaciones sean cada vez más frecuentes.

Según apunta Mar Gómez, meteoróloga de eltiempo.es y doctora en Físicas, ya estamos siendo testigos de estas transformaciones. “Las olas de calor en España ya son más intensas, más frecuentes y más severas. Tendrán una mayor intensidad y una mayor severidad en nuestro país y, aunque en las precipitaciones la tendencia es que se reduzca, lo que no podemos descartar es que se puedan producir de forma más torrencial, sobre todo en el Mediterráneo”, añade Gómez.

“Muchos cambios originados por las emisiones de efecto invernadero anteriores y futuras serán irreversibles durante milenios, especialmente los cambios en los océanos, las capas de hielo y el nivel global del mar”, zanja el informe.

Llamada a la acción

¿Significa esto que hagamos lo que hagamos el planeta ya está sentenciado? No, las conclusiones del informe indican que es hora de actuar. Por ejemplo, el informe señala que durante los próximos milenios el nivel del mar ascenderá en torno a 2-3 metros si el calentamiento global se limita a 1.5ºC, uno de los objetivos planteados en el Acuerdo de París firmado en 2015.

“Es cierto que el informe dicta sentencia y dice que hay cambios irreversibles que no tienen precedentes en cientos de miles de años, pero esto no quiere decir que tengamos que sentarnos de brazos cruzados, sigamos contaminando y ver qué pasa. Lógicamente no podemos frenarlo ahora mismo, pero eso no significa que tengamos que seguir contaminando la atmósfera. Los objetivos son parar de emitir para poder mitigar esos efectos y poder adaptarnos nosotros“, subraya Gómez.

Si el calentamiento global asciende a los 2ºC, las proyecciones señalan que el aumento del nivel del mar se situaría entre los 2 y los 6 metros. Si los registros fueran peores y el clima del planeta aumentase 5ºC, el nivel del mar aumentaría entre 19 y 22 metros. Esto quiere decir que la emergencia climática ya está aquí y es hora de actuar. Los datos del informe hablan por sí solos, el tiempo dirá si se toman las acciones necesarias para revertir la situación a nivel planetario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.